C/ Simón Carpintero, s/n P.I. Las Quemadas, parc. 14 N-4 14014 Córdoba -

Actualidad

13/08/2017

La protección solar en la antigüedad

La protección solar en la antigüedad

Tiempo atrás  escribimos en un artículo de este blog que los primeros toldos de la historia se vieron en Paris con motivo de la Exposición Universal de 1889, la misma en la que se inauguró la famosa torre Eiffel. Algo que es cierto solo en una pequeña parte. Lógicamente, después de más de 65 años dedicándonos a la venta detoldos y pérgolas en Córdoba nos vemos obligados a hacer algunas puntualizaciones.

Los toldos parisinos a los que hacía referencia nuestro artículo eran toldos con brazo, equipados con un soporte metálico que separa la lona de la pared a medida que se va desplegando, y que, como decíamos entonces, son el primer antecesor de los modernos toldos de brazo que puedes encontrar en el catálogo de cualquier empresa dedicada a la instalación de toldos y pérgolas en Córdoba. Sin embargo, el uso de lonas para evitar el impacto directo de los rayos del sol se remonta prácticamente a los primeros vestigios de la humanidad.

Sumerios, hititas, acadios… Estos pueblos fueron algunos de los primeros pobladores de Mesopotamia y, probablemente, quienes primero utilizaron las pieles o los tejidos para proporcionarse una sombra que les resguardara del sol. Aunque cuando hablamos de arquitectura textil nos tenemos que fijar obligatoriamente en los romanos. En la antigua Roma, la tienda en la que dormían los legionarios, en el fondo, no era otra cosa que un conjunto de toldos que empleaban para guarecerse. Las mansiones de los nobles contaban con sus propios entoldados para evitar la entrada del calor. Pero una de sus obras más notables fue el techo entoldado con el que se podía cubrir  el graderío del Coliseo de Roma, capaz de ensombrecer las gradas donde podían entrar más de 50.000 espectadores.

En Toldos y Persianas Saez encontrarás toldos de todos los modelos para cubrir tu terraza.